Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur.
Contact us now +1128 5255 8454
support@elated-themes.com

Instagram Feed

Diferencias entre el Emprendimiento Femenino y Masculino.

No es feminismo. Aclaro esto antes de generar controversia. A lo largo de estos años, por vivencias propias me he dado cuenta que mucho de lo que me enseñaron los libros era mentira. Nuestra sociedad aun le cuesta entender el valor de la mujer y su posición frente al mundo. Muchos camuflan sus discursos de igualdad con frases de empoderamiento y apoyo, cuando la realidad choca de una forma absurda frente a nosotras.

Hoy chicas hablaremos un poco de las diferencias entre el emprendimiento femino y masculino.

Lo primero que hice fue hacer una búsqueda básica en Mister Google 

Los hombres han tenido un mayor protagonismo al pasar de los tiempos donde se refleja no solo en generaciones de lideres  económicos , sociales y políticos. Sino también sus legados han por generaciones fortaleciendo sus valores y posicionandolos en la sociedad.

El Emprendimiento y la Sociedad

La sociedad considera que un emprendimiento masculino puede llegar a tener mas probabilidades de éxito que si lo lidera una figura femenina.  Por años los hombres fueron los jefes del hogar, por ende ellos cerraban los negocios y administraban el dinero. De esta forma crecieron muchas generaciones y culturas que ven la figura masculina predominante, lo que hace que exista un preconcepto social al respecto.

La decisión de Emprender

Los hombres tienden a tener mayor decisión de emprender, todo esto basado en el desarrollo de una personalidad mas segura.

Niveles de Riesgo del Emprendimiento

Las mujeres van por lo seguro, debido a su capacidad de organización desarrollan emprendimientos sostenibles y con niveles de riesgo menores. Por el contrario los hombres ambicionan con grandes proyectos así su nivel de riesgo sea mucho mayor.

Si eres mujer debes dar el 200%, no existe otra forma de ser aceptada. Ya que tu posición debe verse reflejada por el trabajo arduo de tu día a día. Y si alguna ves bajas la guardia, juzgaran tu trabajo, señalando tu caída con negrilla. «Trabaje por 4 años en una empresa de tecnologías, trabajaba fuertemente para alcanzar mis logros, me motivaba el hecho de desarrollar nuevas competencias, invertí horas extras y hasta formación extra, todo por alcanzar mis objetivos en la empresa. Un día despues de 2 años me anime a pedir un aumento a lo que respondieron ‘¿Un aumento fundamentado en que? haces lo mismo siempre’. Me desilusione por que la dueña era una mujer que comenzó desde abajo y que sabia el esfuerzo y el compromiso que tenia para con la empresa. Sin embargo seguí, no me importaba el aumento. Quería demostrar mis competencias y siempre lograba todo lo que me proponía. Así pasaron unos meses, hasta que un día recibí una llamada … ‘tendrás un nuevo compañero’ … Excelente, pensé. Ahora podremos administrar mejor las actividades…

Ohhh sorpresa que nada de esto sucedió, no solo me sobrecargaron el trabajo, sino que esa persona ganaba 40% mas, teniendo el mismo cargo. Sin embargo seguí, pensé bueno!! hay que seguir en la lucha. Un noche nos encontrábamos en reunión, y al salir hable un momento con mi jefe que también era la dueña de la empresa y le comente de mis inconformidades. Ella me contesto ‘No esperes tener un puesto importante en esta empresa, recuerda que eres mujer’…. Quede en silencio por unos segundos, sonreí y le dije ‘Me sorprende que usted me diga estas cosas’.»

Entendí que las diferencias de genero también recae sobre nosotras, muchas de las mujeres tienen una mente cerrada y su pensamiento y actuar sepulta los sueños de otras. Nos juzgamos fuertemente y somos déspotas con muchos de nuestros comentarios.

Podemos ser putas pero no las dueñas del putiadero.

Podemos ser bella, adorable y sexy. Pero nunca inteligentes.

Podemos progresar, pero no ver progresar a otras. 

No Comments
Post a comment