Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur.
Contact us now +1128 5255 8454
support@elated-themes.com

Instagram Feed

Emprendedora creó un negocio de cuidado de la piel de 90 millones de dólares sin experiencia en la industria de la belleza

Para crear Rodial, Maria Hatzistefanis se metió a un curso intensivo sobre manufactura de belleza.

En 1999 Maria Hatzistefanis no sabía nada sobre cómo iniciar un negocio, y definitivamente no sabía nada sobre la creación de productos de belleza. Sin embargo, lo que sí sabía era que tenía una muy buena idea: productos para el cuidado de la piel que abordaban las preocupaciones específicas de los consumidores, desde las ojeras hasta los poros visibles. Así que pasó más de un año investigando y familiarizándose con la industria antes de arrancar y lanzar a Rodial. En las últimas dos décadas, la compañía con sede en Londres se ha convertido en una operación con un valor de 90 millones de dólares, con productos vendidos en 35 países.

Aquí la CEO nos explican las pautas que usó para comenzar.

1. Hacer contacto

Como consumidora apasionado y exescritora de belleza, Hatzistefanis pudo detectar una brecha en el mercado. «Quería construir una gama de cuidado de la piel que ofreciera un tratamiento específico para diversos problemas de la piel, como, por ejemplo, la hiperpigmentación», dijo la emprendedora a Entrepreneur. Pero no tenía idea de por dónde empezar.

Para saber lo que necesitaba, asistió a ferias comerciales de la industria de la belleza para informarse sobre la industria y conocer los laboratorios, los diseñadores y las compañías de empaques con los que eventualmente se asociaría para hacer de su compañía una realidad. «Fui a probablemente cinco o seis convenciones en toda Europa en cuestión de meses», dijo Hatzistefanis. «Recibí cientos de tarjetas de presentación, programé reuniones e hice mi contacto inicial».

2. Encuentra a tu primer compañero

Después de la investigación de su exposición comercial, Hatzistefanis se reunió con varios laboratorios con sede en Londres en busca de un socio que pudiera ayudar a interpretar su visión y crear un producto real. «Sabía lo que quería que fuera el resultado final, pero no tengo conocimientos de química», dijo. «¡No puedo leer una fórmula ni aunque en mi vida dependiera de ello»

Algunos laboratorios eran demasiado grandes para asumir el trabajo de su startup, y otros intentaron convencerla de que simplemente vendiera fórmulas preexistentes. Hatzistefanis no estaba de acuerdo con eso: «Era importante que creamos algo nuevo y nuestro», dijo. «Así que saqué a muchos laboratorios de mi lista». Finalmente, encontró un centro de producción local que comprendía su misión y pasó un año finalizando sus formulaciones.

3. Adáptate 

En última instancia, la emprendedora tuvo que ceder con el uso de paquetes comerciales y la personalización de diseños de etiquetas. Pero, decidida a seguir adelante, determinó que cada vez que produjera una nueva versión de su producto, ajustaría y actualizaría el empaque para mantenerse cerca de su visión original.

4. Comienza a vender de cualquier manera que puedas

En 1999 lanzar una marca en línea no era una opción; la venta al por menor era la única opción. «Envié correos electrónicos a todas las tiendas aquí en Londres, explicando mis productos», dijo Hatzistefanis. «No recibí muchas respuestas u obtenía solo negativas”.

Sin embargo, Hatzistefanis persistió y en su primer año una pequeña tienda en Londres ordenó una pequeña cantidad de Rodial, pero con condiciones complejas. «Me dieron seis meses para vender todo nuestro producto, y si no lo lográbamos, tendría que emitir un reembolso a la tienda», dijo. «Así que tenía que venderlo».

Como emprendedora en solitario sin personal, Hatzistefanis asumió toda la presión de ventas. «Dirigía el negocio durante la semana y me pasaba todo el sábado y domingo en el local, vendiendo mis productos y fingiendo ser una vendedor contratada».

5. Contrata cuando te des cuenta de que no eres la mejor

Hatzistefanis formó una amistad vital, y una asociación, en ese piso de ventas. «Una mujer de Molton Brown [una compañía de cuidado personal de alto nivel] y yo nos hicimos muy amigas, y ella comenzó a hablarme sobre las formas de llevar mi negocio al siguiente nivel y aumentar las ventas», dijo. «Yo no era una vendedora particularmente bueno, así que la contraté como gerente de ventas, a pesar de que apenas podía pagarle.

Pero fue la mejor decisión. Tener a la gente para impulsar las ventas y traer dinero es lo más importante para un negocio».

No Comments
Post a comment